SI…

Empiezo esta sección con un poema que me facilitó mi buena amiga Marta al finalizar el verano. Es un poema de Rudyard Kipling que evoca el estoicismo de la era victoriana y que puede ayudarnos a reflexionar sobre las virtudes humanas y nuestra capacidad de superación personal.

Como anécdota,  comentaros que uno de sus versos, «If you can meet with Triumph and Disaster and treat those two impostors just the same» («Si alcanzas el Triunfo o llega tu Derrota y a estos dos impostores los tratas de igual forma») está escrito en la pared de la entrada de jugadores de la pista central del torneo británico de tenis de Wimbledon.

Disfrutad del poema!

Si…

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,
cuando otros la pierden y te cargan su culpa.
Si tienes en ti mismo una fe que te niegan
y no desprecias nunca las dudas que ellos tengan.

Si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera.
Si engañado, no engañas.
Si no buscas más odio, que el odio que te tengan.
Si eres bueno, y no finges ser mejor de lo que eres.

Si al hablar no exageras, lo que sabes y quieres.
Si sueñas y los sueños no te hacen su esclavo.
Si piensas y rechazas lo que piensas en vano.
Si alcanzas el TRIUNFO o llega tu DERROTA,
y a los dos impostores les tratas de igual forma.

Si puedes tolerar que los bribones,
tergiversen la verdad que has expresado
y que sea trampa de necios en boca de malvados,
o ver en ruinas la obra de tu vida,
y agacharte a forjarla con útiles mellados

Si arriesgas de un golpe y lleno de alegría,
tus ganancias de siempre a la suerte de un día,
y pierdes, y te lanzas de nuevo a la pelea,
sin decir nada a nadie lo que eres, ni lo que eras.

Si logras que los nervios y el corazón te asistan,
aún después de su fuga, en tu cuerpo en fatiga,
y se agarren contigo, cuando no quede nada,
porque tú lo deseas, lo quieres y mandas.

Si hablas con el pueblo, y guardas la virtud.
Si marchas junto a Reyes, con tu paso y tu luz.
Si nadie que te hiera, llega a hacerte la herida.
Si todos te reclaman, y ninguno te precisa.

Si llenas el minuto inolvidable y cierto,
de sesenta segundos, que te llevan al cielo.
Todo lo de esta Tierra será de tu dominio,

Y mucho más aún …

¡ Serás un HOMBRE, hijo mío !

Rudyard Kipling

yolanda
Other posts by yolanda
Related Articles
Comments 
(1)
  • Miriam
    16 mayo, 2012

    ¡¡Da que pensar!! realmente… Buen inicio de blog Yolanda

    Responder
Reply to Miriam