Lo esencial es invisible a los ojos

No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.” Que gran secreto le regaló el zorro al Principito.

Hacía muchos años que no leía El Principito. Me gustó la edición especial de Salamandra, con ilustraciones desplegables y el texto íntegro de la obra. Creo que va a ser un regalo especial que conservará siempre mi hija Blanca. Lo vamos leyendo y comentando  conjuntamente y, ciertamente, resulta muy enriquecedor para las dos.

He querido recoger el fragmento en el que se narra el  encuentro entre el principito y el zorro, quien le enseña el verdadero sentido de la amistad y de las relaciones humanas. ¡Qué bonito es “perder el tiempo” con las personas! Perdamos mucho tiempo en cultivar nuestras amistades, educar a nuestros hijos, escuchar… y hagámoslo con el corazón…esto es lo verdaderamente importante.

Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se acercó la hora de la partida:
-¡Ah! -dijo el zorro-. Voy a llorar
-Tuya es la culpa -le dijo el principito-. No deseaba hacerte mal, pero quisiste que te domesticara…
-Sí-dijo el zorro.
-Entonces , no ganas nada.
-Gano -dijo el zorro-, por el color del trigo.

Luego, agregó:
 -Ve y mira nuevamente las rosas. Comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y te regalaré un secreto. El principito se fue a ver nuevamente  las rosas:-No sois en absoluto parecidas a mi rosa, no sois nada aún -les dijo-. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Y las rosas se sintieron molestas.
- Sois bellas, pero estáis vacías -continuó-. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi roso se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa que he regado. Puesto que es ella la rosa que puse bajo un globo. Puesto que es ella la rosa que abrigué con el biombo. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa a la que escuché quejarse, o alabarse, o aun, algunas veces, callarse. Porque ella es mi rosa.
Y volvió hacia el zorro:
-Adiós-dijo.
-Adiós-dijo el zorro. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
-Lo esencial es invisible a los ojos- Repitió el principito, a fin de acordarse.
-El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante.
-El tiempo que perdí por mi rosa…-dijo el principito, a fin de acordarse.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-. Pero tu no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…
-Soy responsable de mi rosa…-repitió el principito, a fin de acordarse.
Antoine de Saint-Exupéry

 

yolanda
Other posts by yolanda
Related Articles
Leave a Reply